Pacientes que dependen del tratamiento de hemodiálisis para poder vivir se exponen de manera muy significativa a la expansión del Covid-19 por tener un sistema inmunitario debilitado y comorbilidades asociadas a la Enfermedad Renal.

Alicante, 08 de abril de 2020.- En la provincia de Alicante hay aproximadamente mil personas con Tratamiento Sustitutivo por Enfermedad Renal Crónica que dependen de la hemodiálisis para poder vivir, estas personas deben acudir tres veces por semana a las sesiones en sus centros de diálisis, durante al menos cuatro horas al día, lo cual les hace sentirse altamente expuestos/as frente a los continuos contagios del Covid-19.

Las personas en hemodiálisis son altamente vulnerables, ya que no solo no pueden permanecer aisladas en sus casas para evitar ser contagiadas, sino que, por la compleja dinámica en general de los Centros de Hemodiálisis, si una de ellas se encuentra infectada por el virus, el resto que comparte día a día la sala de diálisis, puede verse en riesgo, así como el personal sanitario, quienes, en caso de contagiarse, no podrán atender a los/as pacientes, con el consiguiente riesgo que supone sustituirles por personal no cualificado.

Sin embargo, en algunos de los Centros de Hemodiálisis se han detectado casos sospechosos de contagio, que han sido derivados a los Hospitales para que le realicen el test de comprobación del virus, con las consiguientes medidas adecuadas de prevención por parte de estos centros, entre las que se encuentra la agrupación de pacientes que han contraído el virus, o que son sospechosos de contagio, en un turno aparte de quienes no presentan ningún síntoma.

El presidente de la Asociación de Personas con Enfermedad Renal de la provincia de Alicante, Roberto Oliver, señala que: “la situación de cada una de estas personas es muy delicada, por lo que queremos destacar la importancia de la realización oportuna de los test de verificación de contagio a personas de este colectivo que presenten síntomas asociados al Covid-19, pues la confinación, tanto en sus domicilios como en los centros de diálisis, hacen que este colectivo además de ser muy vulnerable al contagio, también lo sea de trasmisor del virus con mucha facilidad”.           

Oliver también afirmó que “nuestra Asociación está en disposición de ayudar, aportando nuestra logística para que llegue de primera mano toda la información a estos/as pacientes y a los centros de hemodiálisis”.

En este sentido, ALCER Alicante hace un llamamiento a las autoridades competentes para que continúen velando por la protección de las personas con un riesgo tan elevado de contagio, como lo son las que están en tratamiento renal sustitutivo, colectivo que nos preocupa especialmente.